Cerezos: Cerasus

Cerezos

Los cerezos pertenecen a un subgénero que consta de varias especies de árboles que se cultivan extensamente por su fruta: la cereza. Junto con los almendros, melocotoneros, ciruelos, y albaricoqueros forma parte del género Prunus. Sin embargo, existen unas variedades ornamentales que se cultivan sólo por su valor decorativo.

Simbolismo de la Flor de Cerezo

La imagen de los pétalos de estas flores caídos en masa al principio de la primavera, especialmente en abril, simboliza la belleza de la naturaleza y el renacimiento de la vida como un nuevo comienzo. Un breve y brillante instante de florecimiento, seguido por la inevitable caída y muerte.
La flor de cerezo es un símbolo de la belleza femenina y la sexualidad. Además, el cerezo en flor es uno de los principales símbolos femeninos chinos, y también simboliza el amor en el lenguaje de las flores.
La flor de cerezo es un símbolo habitual en los grabados en madera tradicionales japoneses desde hace muchos siglos, y como consecuencia, aparece a menudo en el tatuaje japonés que se ha inspirado artísticamente en estas muestras de arte tradicional.
El Bushido, el código del samurái, emplea la flor de cerezo como su emblema. La floración de los cerezos es la más pura manifestación de la belleza según la cultura japonesa. Tras el momento de belleza, la flor se desvanece rápidamente y es dispersada por el viento. Esta es la muerte perfecta para un verdadero guerrero, que ha vivido con una constante conciencia y aceptación de la precariedad y la naturaleza transitoria de la existencia. La esencia del Bushido, o el Camino del Guerrero, es que el verdadero Samurái viva todos los días a sabiendas de que bien puede ser su último día. El lema de un samurái es, "Este es un buen día para morir". La flor de cerezo como diseño de tatuaje es un poderoso recordatorio de que la vida es fugaz y hay que vivir en el presente y apreciar cada momento de vigilia, ya que bien puede ser el último que disfrutemos.
Este concepto se une a los ideales budistas relacionados con la naturaleza de la vida.
En la actualidad, la flor representa inocencia, simplicidad y primavera.

Flores de Cerezo

En Japón

Las flores del cerezo, conocidas en Japón como "sakura", son uno de los símbolos más conocidos de la cultura japonesa, y se veneran con recepciones solemnes denominadas Hanami. También se nombra sakura a tres especies de plantas del género Prunus.
Las flores del cerezo simbolizan el augurio de buena fortuna, son el emblema del amor y afecto y representan una metáfora perdurable de la naturaleza fugaz de la vida.
Durante el festival de Hanami, celebrado en honor de la flor del cerezo, los familiares y amigos se reúnen en los parques bajo la sombra de los cerezos y, a modo de "picnic", comparten alimentos mientras celebran la aparición de las flores. El curso académico de Japón empieza justo después del final de la festividad.

En China

La referencia simbólica de la flor de cerezo difiere del concepto japonés. En China, la flor está asociada a la belleza y dominio femenino, así como a la sexualidad femenina. En conclusión, simboliza poder y fortaleza. Sin embargo, dentro de las tradiciones relacionadas con las hierbas, la flor de cerezo es usualmente un símbolo de amor y pasión.

Símbolo de esperanza

La temporada de las flores de cerezo se superpone al calendario y al año fiscal en Japón, lo cual marca nuevos comienzos, es decir, el primer día de escuela de un niño o el primer día de trabajo en un nuevo empleo. La exuberancia e intensidad de la flor de cerezo, por lo tanto, otorga la posibilidad de tener esperanza e ilusión de que llegarán días mejores así como la posibilidad de observar el futuro con entusiasmo y optimismo.

Símbolo de poder

China eleva la flor de cerezo como una representación de la belleza y dominio femenino. Es considerado símbolo de la apariencia atractiva de la mujer y su capacidad para dominar a los hombres a través de su belleza y sexualidad. La flor también simboliza el amor, conocido por mantener una emoción femenina.

Símbolo de humanidad

La época de floración de los cerezos es breve, lo que resulta en la belleza instantánea y la muerte inmediata de la flor. Por lo tanto, dentro de la cultura japonesa, son un recordatorio de la humanidad y de la mortalidad ya que, al igual que las flores de cerezo, la vida del ser humano puede finalizar en cualquier momento. La condición humana es representada a través de la flor de cerezo y constituye una advertencia a las personas de que la vida es muy corta como para desperdiciarla y que deberían vivir su vida al máximo.

Fotos


Home | Mapa del Sitio